Test de inteligencia

¿Para qué sirven los test de inteligencia?

Test de inteligencia. -Un test es una prueba destinada a evaluar ciertos conocimientos, aptitudes o funciones. En este sentido, el concepto está vinculado a las evaluaciones y los exámenes.

Los test de inteligencia (también conocidos como test de coeficiente intelectual, test de C.I. o I.Q. test) intentan medir la inteligencia a través de una medición estimativa del coeficiente intelectual.

La noción de inteligencia hace referencia a saber escoger las mejores opciones disponibles para solucionar un problema. Por eso está relacionada con la capacidad de asimilar, entender y elaborar información para utilizarla en forma adecuada.

Los test de inteligencia se utilizan en diferentes contextos. En el escolar, para predecir el rendimiento de los alumnos o para detectar necesidades educativas especiales en un momento determinado. En el laboral, para medir las aptitudes y las capacidades de los candidatos a un puesto de trabajo. En cualquier caso, para que se consideren válidos, debe supervisarlos siempre un profesional capacitado para ello.

En general, estas pruebas exploran distintas funciones intelectuales y valoran las aptitudes principales relacionadas con la inteligencia, que se reflejan en los items o preguntas que lo componen. Algunos test de inteligencia estandarizados miden de forma genérica todas las capacidades o se centran en evaluar una aptitud concreta, referida al objetivo por el que se realiza la prueba.

  • Aptitudes verbales: evalúan capacidades lingüísticas como la comprensión o la fluidez verbal. Se componen de ejercicios de ortografía, sinónimos, antónimos, analogías verbales y vocabulario.
  • Aptitudes numéricas: valoran la aptitud para realizar operaciones y procesos matemáticos. Consisten en operaciones elementales y problemas de razonamiento numérico que determinan la agilidad mental matemática.
  • Aptitudes de razonamiento: ponen a prueba la capacidad de análisis y lógica. Constan de ejercicios de series de números, letras y figuras, en los que es necesario buscar la lógica y aplicarla.
  • Aptitudes perceptivas: miden la rapidez y la precisión en percibir las sensaciones, el razonamiento espacial y abstracto. Algunos de los ejercicios más frecuentes se refieren a diferencia de formas, volúmenes, distancias o a la representación de figuras y objetos en varias dimensiones.

En cuanto al coeficiente intelectual o cociente intelectual (C.I. o I.Q., según el término inglés intelligence quotient), se trata de un número que permite calificar las habilidades cognitivas de un sujeto en relación con su grupo de edad.

Múltiples son los test de inteligencia que podemos encontrar para medir el coeficiente intelectual y ellos se componen de una serie de ejercicios y pruebas que sirven para poder establecer el mismo. En concreto, podemos determinar que, por regla general, las actividades que forman parte de aquellos son las de comprensión verbal, memoria de cifras, semejanzas, cubos, ensamblaje de objetos o complementos de imagen.

Todo ello sin olvidar otras muchas actividades que versan sobre lo que es la aritmética, el vocabulario, los códigos o la clasificación de imágenes. Un conjunto amplísimo de ejercicios todos ellos que conseguirán que el profesional que lo realiza, una vez analizados los resultados, establezca un coeficiente intelectual digamos general pero también un coeficiente intelectual más específico en otras áreas.

Entre los test de inteligencia más afamados se encuentra, el de WAIS (Wechsler Adults Intelligence Scale). En la década de los años 30, concretamente en el año 1939, fue cuando David Wechsler le desarrolló para calcular el citado cociente entre la población adulta. Desde entonces hasta nuestros días esta herramienta, compuesta de dos partes (verbal y de ejecución), se utiliza de manera frecuente.

Los test de inteligencia, en definitiva, presentan una serie de ejercicios que se deben resolverse en la menor cantidad de tiempo posible.

Los test de inteligencia en el ámbito escolar:

La inteligencia y el rendimiento académico no son siempre dos factores correlacionados. Los expertos afirman que un alto porcentaje de niños calificados como superdotados experimentan un fracaso escolar porque no se atienden de forma específica sus necesidades. Los test de inteligencia son de gran utilidad para poder diagnosticar a estos alumnos y, de forma posterior, aplicar las adaptaciones necesarias para un progreso académico favorable. En el caso que nos ocupa de las altas capacidades los test de inteligencia se realizan para identificar niveles altos de desarrollo intelectual.

Estos test de inteligencia también son muy útiles en el contexto escolar porque permiten identificar problemas específicos de los alumnos en determinadas áreas de aprendizaje y valorar su avance durante el periodo que se determine. Las pruebas se realizan cuando un niño presenta dificultades reiteradas en su proceso académico, el cual no mejora con ninguna otra estrategia; para identificar déficit cognitivo en diferentes niveles como pueden ser, déficit cognitivo o retraso mental leve, moderado, severo o profundo.


Los test de inteligencia en el ámbito escolar

Los test de inteligencia en el ámbito laboral:

La mayoría de las empresas utilizan los test de inteligencia en los procesos de selección de personal. Les aportan una medición de distintas aptitudes de los candidatos a un puesto de trabajo y les permiten valorar su adecuación al perfil que buscan. Son una herramienta complementaria para medir habilidades específicas necesarias para desempeñar con éxito un determinado trabajo y orientar a los seleccionadores.

No son determinantes en la elección de un candidato, puesto que en los procesos de selección se atiende a otros muchos aspectos, como la formación, experiencia profesional o motivación de los postulantes.

Estos test, que miden muchos aspectos, son utilizados en los procesos de selección de personal de la mayoría de las empresas, ya que reflejan claramente las diferentes aptitudes del candidato.

Habitualmente, los test se dividen en varios bloques, cada uno de los cuales evalúa diferentes facetas de la persona.

El motivo del empleo de los test como apoyo a la selección de personal es por la obtención de un resultado que permite saber mucho más del candidato y sus virtudes y defectos. Viendo el resultado, es posible mejorar en las áreas en las que la persona inmersa en el proceso de selección se ha mostrado más débil.

En concreto, los test aptitudinales son útiles en procesos de selección orientados a perfiles “junior” o sin experiencia profesional, con objeto de predecir su capacidad de aprendizaje, así como en aquellos puestos más técnicos que se requiera de una habilidad o aptitud específica (atención continuada, comprensión de instrucciones complejas, capacidad de análisis, razonamiento numérico, abstracto, capacidad espacial, etc.), y en procesos de selección “masivos” o que incluyen a un gran número de personas. Todo ello, con objeto de anticipar si una persona que tiene posibilidades de incorporarse a una empresa posee las habilidades y aptitudes que se requieren para desenvolverse en el puesto.

En relación a los test de conocimientos, son útiles para asegurar el grado de conocimiento requerido por el puesto, en aquellos procesos de selección de posiciones con un alto componente técnico.

No obstante, desde los años 80 surge el concepto de competencia como variable que mejor predice el éxito en un entorno laboral. En este sentido, actualmente los procesos de selección de perfiles con mayor grado de experiencia, se centran más en herramientas como la entrevista personal, pudiendo incorporar test de personalidad, que proporcionan información acerca del perfil profesional (competencial) de los candidatos y dinámicas de grupo que permiten obtener información acerca del comportamiento de los candidatos en su interacción con un grupo de personas.

¿Son útiles los test de inteligencia que encontramos en internet?:

En Internet proliferan sitios o portales que ofrecen a los navegantes la posibilidad de medir su cociente intelectual mediante distintos test de inteligencia. Estas pruebas, en general, no tienen validez profesional, pero pueden servir para obtener ejemplos reales de los ejercicios más habituales de los test estandarizados.

Es conveniente estar alerta con muchas de estas web, que instan al usuario a enviar un mensaje telefónico para obtener los resultados después de cumplimentarlos. Distintas organizaciones de consumidores han recibido múltiples denuncias por tratarse de una trampa para dar de alta a los usuarios en un servicio de contenidos para teléfonos móviles.

En cuanto a los resultados, no son fiables en absoluto en cuanto que dichas pruebas deben realizarse por profesionales expertos en la materia y con el entorno adecuado (tiempo, interpretación, adecuación de edad, etc).