AACC y TDAH

Cerebros Neurodivergentes en las AACC y el TDAH. Entrevista en Onda Cero Radio.

¿Qué es la neurodivergencia?

La neurodivergencia se refiere a la variabilidad natural en el funcionamiento del cerebro. Las personas neurodivergentes tienen cerebros que procesan la información y experimentan el mundo de una manera diferente a la mayoría de la población, considerada neurotípica.

¿Qué caracteriza a un cerebro neurodivergente?

Un cerebro neurodivergente se caracteriza por procesar la información de manera diferente al estándar neurotípico. Esto puede manifestarse en una amplia gama de formas, como el autismo, el TDAH, la dislexia, entre otros. Las características comunes incluyen una mayor sensibilidad sensorial, patrones de pensamiento no lineales, habilidades cognitivas excepcionales en áreas específicas y dificultades en otras, así como una percepción única del mundo.

Procesamiento de la información: Los cerebros neurodivergentes pueden procesar la información de forma más rápida, intensa o en diferentes áreas del cerebro.

Percepción sensorial: Pueden tener una mayor sensibilidad a los estímulos sensoriales como la luz, el sonido o el tacto.

Comunicación e interacción social: Pueden tener dificultades para comprender las señales sociales o interactuar con los demás de la manera esperada.

Aprendizaje: Pueden aprender de forma diferente a la mayoría, con diferentes intereses y estilos de aprendizaje.

Relacion de la Neurodivergencia y las altas capacidades.

El pensamiento neuroconvergente y las altas capacidades son conceptos que, aunque distintos, están intrínsecamente relacionados en el ámbito de la neurociencia y la psicología cognitiva. Comprender esta relación es fundamental para explorar las complejidades del funcionamiento cerebral en individuos con altas capacidades.

El pensamiento neuroconvergente se refiere a la capacidad del cerebro para integrar y procesar información de diversas fuentes de manera eficiente y sinérgica. Implica una coordinación fluida entre diferentes regiones cerebrales, lo que permite una mayor flexibilidad cognitiva, resolución de problemas y creatividad. En pocas palabras, un cerebro con pensamiento neuroconvergente es capaz de unificar información aparentemente dispar para generar ideas y soluciones innovadoras.

Por otro lado, las altas capacidades se refieren a un conjunto de habilidades cognitivas excepcionales que van más allá del promedio de la población. Estas habilidades pueden manifestarse en áreas como el razonamiento lógico, la memoria, la creatividad y la capacidad de aprendizaje rápido. Las personas con altas capacidades suelen tener una capacidad innata para procesar información de manera profunda y rápida, así como una tendencia a destacar en diversos campos intelectuales y creativos.

La relación entre el pensamiento neuro convergente y las altas capacidades radica en la forma en que un cerebro altamente capacitado utiliza su capacidad de convergencia neuronal para optimizar su funcionamiento cognitivo. Es decir, un cerebro con altas capacidades tiende a aprovechar al máximo su capacidad de integración neural para procesar información de manera eficiente y efectiva. Esto se traduce en una mayor capacidad para abordar problemas complejos, generar ideas originales y adaptarse a nuevos desafíos de manera rápida y efectiva. Esta relación destaca la importancia de comprender la complejidad del cerebro humano y cómo su funcionamiento puede influir en las habilidades cognitivas excepcionales que observamos en individuos con altas capacidades.

Además, se ha sugerido que el desarrollo de habilidades cognitivas excepcionales, como las que se observan en personas con altas capacidades, puede estar relacionado con un patrón único de conectividad neuronal en el cerebro. Esta conectividad aumentada puede facilitar la comunicación entre diferentes regiones cerebrales y promover la convergencia de información de manera más efectiva, lo que a su vez potencia el pensamiento creativo y la resolución de problemas.

Si bien las personas con altas capacidades pueden tener un funcionamiento cognitivo excepcional en ciertas áreas, esto no necesariamente las clasifica como neurodivergentes. Muchas personas con altas capacidades pueden funcionar dentro de los parámetros considerados «normales» en términos de procesamiento sensorial, comunicación y socialización.

Como conclusión diremos que la neurodivergencia y las altas capacidades son dos conceptos que se encuentran estrechamente relacionados. Ambos se refieren a diferencias en el funcionamiento del cerebro que pueden dar lugar a experiencias y habilidades únicas. Un cerebro neurodivergente y un cerebro con altas capacidades (AACC) no son necesariamente lo mismo, pero pueden superponerse en algunos casos. No todos los neurodivergentes tienen altas capacidades, y no todos los AACC son neurodivergentes. Por lo tanto, algunas personas con altas capacidades pueden tener cerebros neurodivergentes, pero no es una regla universal.

Relacion de la Neurodivergencia y el TDAH.

El pensamiento neuro convergente y el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) representan dos extremos opuestos en el espectro de funcionamiento cognitivo y neurológico. Mientras que el pensamiento neuro convergente implica una capacidad para integrar y procesar información de manera eficiente y sinérgica, el TDAH se caracteriza por dificultades en la atención sostenida, la regulación del comportamiento y la impulsividad.

La relación entre el pensamiento neuro convergente y el TDAH reside en la interacción compleja entre la estructura y la función cerebral. Las personas con un cerebro que exhibe un pensamiento neuro convergente tienden a mostrar una mayor cohesión entre las diferentes regiones cerebrales, lo que facilita la integración de información y la ejecución de tareas cognitivas complejas. Esta capacidad de integración neural les permite procesar información de manera eficiente y adaptarse rápidamente a diferentes situaciones.

Por otro lado, el cerebro de las personas con TDAH a menudo presenta una disfunción en las redes neurales asociadas con la atención, el control inhibitorio y la autorregulación del comportamiento. Esto puede manifestarse en dificultades para concentrarse en una tarea específica, impulsividad en la toma de decisiones y dificultades para controlar los impulsos. Estas diferencias neurobiológicas pueden afectar la capacidad de procesamiento de información y la ejecución de tareas cognitivas, lo que resulta en dificultades en el rendimiento académico, laboral y social.

Aunque el pensamiento neuro convergente y el TDAH representan dos perfiles cognitivos distintos, es importante destacar que no son mutuamente excluyentes. De hecho, algunos estudios sugieren que ciertas características del TDAH, como la creatividad y la capacidad de pensamiento divergente, pueden coexistir con habilidades cognitivas excepcionales en áreas específicas. Además, el tratamiento del TDAH a menudo se centra en estrategias para mejorar la atención, la autorregulación y el manejo de impulsos, lo que puede ayudar a optimizar el funcionamiento cognitivo en individuos con este trastorno.

En torno a la NEURODIVERGENCIA ha hablado Montserrat Guerra esta semana en Onda Cero Radio:

PULSAR PARA ESCUCHAR EL PODCAST DE LA ENTREVISTA (MINUTO 48:05)